viernes, 1 de agosto de 2008

¿Que ves cuando te ves?




Aquí les dejo un párrafo muy interesante. Espero les ayude a entender cual es la verdadera “imagen corporal”, que en realidad es una construcción psíquica y que dista mucho de lo que vemos socialmente como “imagen”. Y de qué manera el movimiento de la danza y la expresión ayudan en su construcción.
Una imagen corporal bien estructurada desde la psiquis, ayuda a transitar la vida de una manera más sana. Y también permite que el fenómeno social no torne difuso y confuso la verdadera imagen que debiéramos tener de nuestro cuerpo.

“Por imagen del cuerpo humano entendemos aquella representación que nos formamos mentalmente de nuestro propio cuerpo, es decir, la forma en que éste se nos aparece.
¿Como se integra esta imagen? Disponemos de ciertas sensaciones; vemos algunas partes de la superficie corporal; tenemos impresiones táctiles, térmicas, de dolor, etc; recibimos sensaciones que provienen de los músculos; y sensaciones provenientes de las vísceras. Fuera de ello, está la experiencia inmediata de que existe una unidad corporal. Y si bien percibimos esta unidad, tratase de algo más que una percepción. Para designarla, usaremos la expresión: esquema de nuestro cuerpo o esquema corporal, o bien modelo postural del cuerpo. El esquema corporal es la imagen tridimensional que todo el mundo tiene de sí mismo. Y podemos llamar a esta imagen, “imagen corporal”.
La tensión y relajación de los músculos que mueven el cuerpo a favor y en contra de la gravedad, a favor y en contra de los impulsos centrífugos, pueden ejercer una enorme influencia sobre la imagen corporal. El fenómeno de la danza es, por lo tanto, un aflojamiento y alteración de la imagen corporal. La danza es entonces, un método para cambiar la imagen del cuerpo y aflojar su forma rígida.
El movimiento influye así, sobre la imagen corporal y lleva de un cambio en la imagen del cuerpo a otro cambio en la actitud psíquica.
Es evidente que toda emoción se expresa en el modelo postural del cuerpo y que toda actitud expresiva se halla vinculada con cambios característicos en el modelo postural del cuerpo. La imagen del cuerpo muestra, pues rasgos característicos de nuestra vida entera.
La emoción altera la imagen corporal. Cuando sentimos odio, el cuerpo se contrae, se torna más firme y los contornos que lo separan del mundo se hacen más netos.
En cambio, cuando experimentamos afecto o amor el cuerpo tiende a expandirse. Abrimos los brazos y en ellos quisiéramos abarcar a toda la humanidad. Nos dilatamos, pues, y las fronteras de la imagen corporal pierden su nitidez.
Nosotros dilatamos y contraemos el modelo postural del cuerpo; le sacamos determinadas partes y le agregamos otras. Lo reconstruimos incesantemente; fundimos algunos detalles; creamos otros nuevos: y todo esto lo hacemos con nuestro cuerpo y con la expresión del cuerpo mismo.

Imagen y apariencia del cuerpo humano.
Paul Schilder. Editorial Paidós



No solo utilicemos la vista para formarnos una imagen de nuestro cuerpo. Aprendamos también a construirla desde lo que nos informa nuestro cuerpo, sean sensaciones, dolores, percepciones, etc. La vista muchas veces nos engaña y nos distrae.
Esta construcción comienza en la primera infancia, ayudemos a nuestros niños a que la construyan desde su realidad corporal y no desde lo que se ve en las imágenes que nos venden, de cómo deberíamos ser.
Este esquema, esta imagen corporal es móvil, de hecho cambia permanentemente, por un gesto, una expresión, una vestimenta y… por la edad…
Aprendamos a que nuestra imagen corporal sea real y acorde al paso del tiempo. No digo que no tratemos de vernos bien; sí, que no queramos que nuestra imagen, perdure en el tiempo de la juventud eterna. No es bueno para nuestra psiquis, para nuestro cuerpo y principalmente para vivir la vida en su plenitud.
Y vos: ¿Qué ves cuando te ves?



16 comentarios:

Alatriste dijo...

Tienes un blog precioso y con unos textos muy buenos.
Gracias por visitar mi desván, pues eso me dio la oportunidad de visitarte y de leerte.
Espero que esto sea el comienzo de una bonita amistad.
Ya sabes donde tienes tu casa.
Un beso y cuídate.

begoyrafa dijo...

¿Qué pregunta más difícil para este domingo que que despierta?
Tengo una visión distinta de las partes y del conjunto. Conozco bien mi cuerpo por el deporte y sé hasta dónde puede llegar, sus limitaciones y eso es lo que me hace a veces no estar del todo satisfecho.
Y en cuanto a la expresión, no me veo excesivamente rígido hasta que la música empieza a sonar y alguien me dice eso de ¿bailas?
Un abrazo
Rafa

Gatadeangora dijo...

Creo que tengo mi imagen distorsionada,pues cuando me veo en el espejo...me veo mal, pero cuando me veo en las fotos...¡¡¡amos, amos!!,ni me reconozco,y ya si me pongo a bailar...¡¡pá que te cuento!!, jajajaja.Resumiendo, que mejor que no me mire, jajajajaja.
Besos

Miriam dijo...

Gracias alatriste y bienvenido!! seguro, nos visitaremos seguido.

Rafa, la idea es la construcción de una imagen real, claro que el deporte es una excelente forma de ayuda para su construcción.
La expresión y las emociones lo que hacen es que esta imágen sea movil. Lo importante es la construcción de lo real. Sabes? uno de los problemas de la anorexia es la alteración de la imagen corporal, ellos se ven de otra manera a la que realmente son.
No te preocupes por la música, lo importante es que seas digno con lo que tienes... o me vas a decir que no te animaste alguna vez con algún bailoteo aunque sea en broma?


Gata, el espejo no es un buen consejero!! y las fotos a veces menos!! private de eso y se feliz con la contrucción que tu tienes de tu imágen corporal que es lo importante.

Besos

Maria dijo...

¡que post tan interesante! Me gustaría creer que lo que veo es lo que hay y que lo acepto como es pero ahora ya no estoy segura de nada je je.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Hay que establecer una buena relación con el espejo, pero a éste no lo controlas siempre. A veces te da verdaderos disgustos

Agua dijo...

Me ha parecido muy interesante tu entrada, aunque mucha gente no aprenda jamás a verlo de esa manera, es imprescindible etender esta percepción para buscar sanamente una plenitud corporal. Lamentablemente, aún estoy en esa lucha de aprender que yo, mi interior y mi vida tenemos nuestra participación en mi imagen. Tengo que olvidar lo que me intentaron hacer creer.
Ah! Y me fascina tu blog... Cómo me gustaría ser capaz de bailar...
Besitos

Manuel dijo...

Claro que sí

Miriam dijo...

Hola María! no dudes, por suerte hay mucha gente que tiene bien armado su esquema corporal. Y se nota que lo tienes, si bien no te conozco te he leido, y en tonterías emocionales se te lee íntegra.

Ceci, en el espejo no hay que confiar y en la mirada de los demás tampoco del todo... lo importante es tu construcción psíquica y emocional.

Hola agua, bienvenida! Todos somos capaces de bailar y además es muy terapéutico, por que no pruebas?

Manuel, el claro que sí, es porque me prestas tus dibujos? Que bueno si es así...

Besos a todos

DRIADA dijo...

Me gusta mucho leerte siempre aprendo algo. Las fotos de los niños bailando , me recuerdan a mis peques les encanta bailar y tienen un arte innato que para mi lo quisiera ( son la mayoria gitanos ). Cuando tocan palmas les quiero acompañar y me dicen " No tu no que ers paya y no sabes"Asi que cuando me miro veo a una paya que no sabe tocar las palmas jjajaj. Ah Te regalo ( virtualmente hablando)la rosa Perla Negra , ciertamente es espectacular

brujaroja dijo...

Ufff... si yo te contara cómo tengo mi imagen corporal... casi mejor ni pensarlo, y más en estos tiempos en que casi he dejado de ser persona para convertirme en la prolongación de mi mecedora...
En fin. Que estoy segura de que tienes razón, pero cuando el cuerpo,ya no es que tenga años, que los tiene, es que, además, es dolor y cansancio, no sé qué decirte. Y eso no es una percepción subjetiva. Es real. Completamente real.

Julia dijo...

Hola Miriam

Tenía ganas ya de entrar...

Cuánto de verdad hay en esas palabras.
El cuerpo nos habla y a veces no lo queremos escuchar. Somos el reflejo de nuestros hábitos, de nuestro miedos, de nuestras tensiones, de nuestras alegrías...

Es importante tener una buena imagen corporal. Cuerpo y psiquis, la fusión de estos dos elementos. Conocer tu cuerpo, sus capacidades y sus limitaciones. Aceptarte y aceptar a los demás. Qué difícil a veces, cuando trabajas con preadolescentes.
Temas tan delicados como la anorexia y el sedentarismo me preocupan. No convirtamos a nuestros niños en rígidos muñecos de madera. Démosles la oportunidad de que descubran la maravillosa experiencia de disfrutar con su cuerpo, con sus posibilidades expresivas.

Hermosa imagen de los niños... me encanta ver cómo se expanden, con que naturalidad se expresan, como pierden cualquier resquicio de temor por pequeño que sea cuando les das la oportunidad de bailar, de expresarse a través del movimiento. Son increíbles.

Un beso, desde la otra orilla.

Miriam dijo...

Querida Driada! se lo que dices de tus niños, yo recuerdo que lo hacía con mi madre... por ahora no me pasa con mi hija, todavía cree que soy genial y quiere que le enseñe,pero ya llegará... yo se que llegará.
MIL GRACIAS POR REGALARME A LA PERLA NEGRA!!!!!!!!!!!!
Es un honor para mí, es como llevarme un pedacito de tu jardín!
Allá voy a buscarla!!!

Mi Querida Brujaroja, se de lo que hablas, y te creo, sé que tienes tu imagen corporal mas real que nunca. Pero es bueno sábes, tu conoces hasta donde y cómo, cuando debes ser solo una prolongación de tu mecedora, de eso se trata. Tu te ves real y eso es lo que importa.

Es verdad Julia todo lo que dices, de los preadolescentes ni hablar, es todo un compromiso. La anorexia y el sedentarismo son la imagen viva de una imagen corporal con problemas, un esquema mal construido desde la infancia. Es muy dificil pero es tarea de los padres y docentes no decaer en este punto. Debemos ayudarlos, no pueden con esto solos y si es necesario se debe pedir ayuda profesional.
De los niños pequeños que decir, tienen una libertad plena! no debemos olvidar que nosotros también fuimos niños y que teníamps esas libertades que luego olvidamos... debemos recuperarlas, con las posibilidades de hoy, pero recuperarlas.

Besos hermosas damas!

begoyrafa dijo...

Míriam, ¿cuál de esas tres preciosidades es vuestra hija?, dudo porque vi las fotos de vuestro viaje a USA y estaba con gorro, encima tú eres rubia, Marcelo, moreno.
Un abrazo
Rafa

Miriam dijo...

Rafa, mi hija no está en esta foto. Ella está de espaldas en una entrada de tiempo atrás que denominé "la simplicidad del gesto".
En alguna otra entrada la verás mejor, la verdad es que todavía no nos animábamos a poner su foto de frente. Igual imagínatela así, ella tiene esa libertad de movimiento, se parece a la nena que está en medio.
Besos

Incombustible dijo...

Yo pensé que había comentado esta entrada...creo que solo reflexioné en ella.
Por circunstancias de la vida, ahora solo ocupo el espejo como herramienta: ya sabes, para no ir a trabajar con los pelos parados o un ojo verde y el otro azul. Tengo una imagen, que ha dejado de preocuparme, en cuanto a si estoy gorda o flaca, digamos...la que me importa, es esa otra imagen, la de estar atenta a lo que pasa con mi salud; la que es capaz de observar y tratar de ponerme en el lugar del otro. A veces lo consigo, otras no porque uno es así: ni mejor , ni peor, solo diferente.