martes, 26 de agosto de 2008

El cuerpo sin palabra

(para leer esta entrada, has click en el tema Queen 08-Nevertone, Bohemian Rhapsody)



"Comunicación es unión, es poner en común, coordinar, cohesionar, cooperar, generar una red de interacciones, inter-intereses que permitan hacer en conjunto, entenderse.
También danza significa unión. Y tal vez bailar sea uno de los caminos más directos de ligazón.
Quienes aún cultivamos las utopías o los sueños anticipadores seguimos creyendo que es un camino posible para cultivar la paz.

Maurice Bejart (1973) cuenta la siguiente anécdota: durante varias semanas vivió en un aldea de pescadores en Brasil, fuera de l circuito comercial. Al anochecer, sus habitantes se reunían en la plaza entre dos cafés, un gran árbol, una fuente y un camino que llevaba al puerto. Las personas pasaban, se miraban, se saludaban, sonreían, se cumplimentaban, giraban, se sentaban. Caía el sol y comenzaban las conversaciones, pero indefectiblemente, después de un rato, el tono se elevaba y comenzaban las discusiones. Nadie se ponía de acuerdo y se desencadenaban las peles. Al día siguiente, cuando les preguntaban que había sucedido, respondían que al intercambiar palabras se habían desentendido. Bejart se preguntaba cómo, siendo del mismo lugar, en un pueblo con tan pocos habitantes, hablando un mismo idioma, perteneciendo a la misma cultura, las mismas palabras tenían para cada uno una significación tan diferente. Retornaban una y otra vez al mito de Babel. Sin embargo, había otras noches en las que uno se levantaba y bailaba; luego, otro y otro más. Algunos sólo miraban, aunque en su mirada se sentía que participaban profundamente. En esas noches se generaba un sentido de unión, de alegría genuina, y aun cuando tarde volvían a sus casas, esa unión permanecía.

Más concretamente, funciona de esta manera: puede una acción específica, o incluso un sencillo movimiento, provocar, asociar, convocar y hacer aflorar temáticas, recuerdos, sentimientos, pensamientos, que realimentarán la motivación del bailarín. Incluso hay determinadas asociaciones, memorias y pensamientos que sólo afloran si uno está bailando, si se está en acción. En este momento no estamos traduciendo un pensamiento en danza, sino que directamente aflora un modo simultáneo y particular de pensar y sentir, solo posibles en el momento de estar bailando."

Desde que comencé este blog, trato de explicarles a los que lo leen, que bailar no solamente significa desarrollar una técnica de danza determinada y crear con ella. En sus comentarios muchos repiten: : "soy sordo de un pie", "soy muy patosa", "jamas podría bailar así", etc. Bailar desde mi concepción es mucho más que eso. Uno puede no tener técnica y poner su cuerpo en movimiento a partir de una música y de determinadas consignas y "crear su propia danza", quizá no sea para mostrar en el escenario, pero es bailar. Los indígenas y primitivos se comunicaban entre ellos y con lo que los rodeaba a partir del movimiento, de la danza. Sus pedidos y celebraciones a los Dioses eran a partir de la danza.
Una de las características de esta disciplina es utilizar la danza como "medio para" y no solamente como un fin en si mismo. De esta manera través de ella comenzamos a transitar por distintos contenido como el espacio, que ya vimos , y otro muy importante como es la comunicación. Aquí vamos también desde lo mas primario como es la comunicación con uno mismo, a las demás relaciones, con un otro, con un grupo, con varios grupos.
Lo importante de esta manera de relacionarce es que se hace desde lo no verbal, por lo tanto, se aprende otra manera de comunicación.
La palabra hablada, a veces, se convierte en ruido, uno está tan cerrado en sus propias historias personales, que no escucha. No tiene la capacidad de poder escuchar para responder. De hecho ya tiene la respuesta antes de que el otro termine de hablar. No les ha pasado muchas veces?
Se desarrolla la observación, la escucha del tiempo ( en los dos casos hacia uno y hacia los demás), la atención pura y exclusivamente en el acto de relacionarse.
Muchas veces hay una abstracción del contexto en el que nos encontramos, focalizando solamente este acto de comunicación.
Esto ocurre en una clase y luego les aseguro se lleva a la vida. Se puede aprender a codificar desde la obsevación gestos, actitudes corporales, silencios desde la palabra que no se condicen con lo que dice el cuerpo, etc. Es una infinidad de posibilidades que permiten un aprendizaje profundo del ser humano y sus relaciones.
Hay cosas que se expresan puramente, solo desde el acto del movimiento, del bailar.
Los invito a probar...

"El interés principal de todo esfuerzo técnico, debe ser siempre la preocupación por el hombre y su destino." Albert Einstein.





18 comentarios:

Cecilia Alameda Sol dijo...

Entre la gente que baila junta, amigos en una fiesta, desconocidos en una boda, se ve un punto de complicidad generado por la música y el movimiento común. Bailar juntos es una buena experiencia, pero, desafortunadamente, pocos saben hacerlo de una forma saludable y beneficiosa para el cuerpo (como tú propones) porque nadie nos lo ha enseñado.

Laura dijo...

Hoal Miriam!
Estoy de vuelta y quería avisarte de que tienes un regalito en el post de hace un tres días que se llama "Ismaeleros y Miriam", por si se te había escapado.
En cuanto a tu post de hoy, estoy muy de acuerdo contigo. Cada día tengo más clara la importancia de la expresión corpporal como forma de autoconocimiento y de comunicación con los demás, por encima del propio baile y de sus técnicas, que, sin duda, son meritorias en aquél que las consigue dominar.
Ya te he comentado en otras ocasiones lo importante de la psicomotricidad en la educación escolar, así que puedes creer que estoy de acuerdo con tu postura (y nunca mejor dicho :-) )

Miriam dijo...

Nunca es tarde para aprender cosas nuevas Cecilia. Y también es cierto que hay gente que ha probado y realmente no le resultó. Esto no es absoluto, pero yo propongo intentarlo, ya que la idea no sale sola porque como tu lo dices bien, nonos han eseñando.

Laura, voy para tu espacio, y si se me escapó, pero ya lo soluciono.

Besos a las dos

Alatriste dijo...

Una frase sublime de Einstein, que corona un texto estupendo.
Pienso que el cuerpo, siempre tiene algo que decir en realidad.
Lo importante es que su discurso sea sincero y agradable.
No siempre se consigue.
Lo que tú sí que consigues, es que yo encuentre una y otra vez el camino de regreso hacia tu baile.
Que no se pare la música jamás.
Besos.

hawwah dijo...

qué bonita la anécdota y el vídeo y sobre todo tu entuasiasmo por la danza!

realmente es una pena no ir a buenos aires con más tiempo para conocernos...pero seguro me acordaré de vosotros cuando este allí:)

beso grande

Julia dijo...

Miriam

Escucho la música de Queen, y me entran unas ganas tremendas de moverme. Ese gusanillo que te recorre por dentro, comienzan a moverse los dedos de los pies y termina todo el cuerpo...
El pasado sábado, estuvieron unos amigos en casa, y terminamos bailando. El baile une, comunica,comparte, te hace sonreir, te desinihibe, en definitiva... te hace sentir bien. Una explosión de alegría que te inunda.

Tienes toda la razón...La palabra es a veces contradictoria,y se hace compleja en el intercambio comunicativo... sin embargo el movimiento y la música siempre son favorecedoras de una buena
comunicación.

Una bella actuación y curiosa la anécdota de M.Bejart.

Besos bailarines.

Lore dijo...

otro video estupendo...entre este y el de momix ballet, que estoy que alucino con la danza! ... a veces desearía ser más joven ... igual estaría bien que la vida fuera así, en retroceso en vez de en avanzada, para llegar al final haciendo lo que más te gusta y con tu cuerpo preparado para hacerlo...

y que razón tienes con lo de la comunicación, ¡como habla nuestro cuerpo! ... si sólo lo escucharamos más ...

un beso bien bien grande
lore

Ale dijo...

Yo no soy sordo de un pie, soy sordo de los dos. Y mi limitación a la hora de bailar es quizás la vergüenza o el no poder hacer que la otra persona pueda bailar completamente bien por mi falta de ritmo, entonces como que prefiero que baile con alguien más.

Pero cuando logro atravesar esa línea tímida (muchas veces con algunas copitas de ayuda) bailar se convierte en algo liberador. Bailar cualquier cosa eh, y ni me importa si lo hago con ritmo o qué... se vuelve mágico y me transformo. Pero claro, esto no se da siempre, solo cuando paso ese límite que me impongo yo solito.

Miriam dijo...

Alatriste, que bueno que te guste volver! y por aquí quédate tranquilo que la música no parará nunca!!

Hawwah, no importa que no podamos conocernos, quizá tendrás que volver otra vez... quien te dice...
Que tengas un hermoso viaje!! y cuentanos a tu vuelta.

Miriam dijo...

Julia, para mi muchas veces es una terapia. Y lo de bailar con los amigos, es genial!! Dejá que el gusanito te lleve a moverte, aunque sea sola en tu casa!!

Viste Lore, lo que hacen los bailarines es genial!! yo no me canso de mirar estas cosas, me transportan... Y si, el cuerpo habla y hay que aprender su idioma.

Ale, entiendo de lo que hablas, pero creo que deberías tomarte algunas copitas más seguido!! Pasar el límite de la verguenza es el primer paso, bailar es realmente liberador!! aunque sea solo en tu casa, con la música que te guste, total quien te ve?

Gracias a todos por sus comentarios, a veces creo que no les va a gustar y después me llevo una sorpresa!!
Besos danzantes!!

SUSANA dijo...

Miriam, desde ya, si acaso te tuviera cerca, no dudaría un momento en tomar clases con Vos.

Creo que en alguna oportunidad te dije de lo importante que encuentro "decodificar" un lenguaje como la danza, ponerlo al alcance de aquellos que no tenemos la formación en el tema. En síntesis, convertirlo en "amigable", cercano. MUCHAS GRACIAS!

De lejos se nota el amor por tu forma de expresión!

Me encantó la anécdota de Maurice Bejart! Y precisamente, sería todo un honor que alguna vez me acompañaras con la re-edición de un artículo "La Gouloue" (lo publiqué el año anterior) y tu opinión respecto de la forma de danza de esa mujer, en ese contexto, y con formas libres en extremo! Te aviso cuando lo modifique y suba al blog!
No te puedo explicar todo lo que disfruto cuando verdaderas entendedoras enriquecen con sus conocimientos un personaje!
O ahora se me ocurre al revés...¿Te agradaría que te pase mis apuntes y lo publicás Vos, con tu estilo y lenguaje?
Avisame por favor!

Me quedo un rato más con la "ventana abierta" de tu blog, disfrutando la música que acompaña tu post!

Muchas Gracias por tu publicación!

Un abrazo!

begoyrafa dijo...

Aquí el "sordo de un pie". Te entiendo Miriam sobre todo porque lo relaciono con el deporte. Es bueno hacerlo, aunque no tengamos las cualidades de Maradona. Lo que sucede (ya ves que sigo poniendo excusas de saldo) es que creo que para el baile hay que tener una especie de ritmo interno. Me explico con un ejemplo. Yo veo a John Travolta o a Miguel Bosé mover el cuello y ya los veo acompasados. Creo que tienen la capacidad de bailar quietos. No sé si me explico.
Un abrazo
Rafa

Miriam dijo...

Susana, me dejás sin palabras...Si es verdad que amo lo que hago, pero nunca pensé que pudiera hacerlo llegar desde este medio. Que me digas que a partir de lo que cuenta te dan ganas de tomar clases, me hace muy bien!
Cuando quieras pasame el artículo y lo leo. Yo estoy dispuesta a lo que vos quieras, para mi es un honor que me convoques para esto, ya que te admiro realmente. No se si yo podré tener la calidad de tus publicaciones, pero haré lo posible!

Miriam dijo...

Rafa te entiendo perfectamente, y se que no todos pueden bailar desde lo que se considera estética o ritmicamente. Yo me refiero a otro tipo de baile, que tiene que ver con el que se da en una clase en la que se ponen en juego otras cosas que no tienen solo que ver con lo que se ve,sino con lo que se siente. Y por sobre todo con lo que se trabaja como contenido específico que logra desbloquear determinados muros que el ser humano se construye para defenderse del mundo y muchas veces de la mirada ajena.
Te entiendo, y respeto tu sordera...aunque no me creo que sea tan así!
Besos

Ceman dijo...

La danza como medio de expresión , de comunicación eso es fascinante y mágico.

Saludos conversos.

DRIADA dijo...

Hola Miriam, mientra te iba leyendo iba pensando que tienes mucha razón, . Yo mucha muchas veces me comunico mejor con gestos que con palabras, las palabras pueden llevar al grito en cambio el gesto me lleva a la concentración.
Besos

SUSANA dijo...

Miriam:
Me volví para compartir con Vos este pensamiento. He resaltado tu “comunicación” por varias razones. No es común encontrar personas dedicadas a esta disciplina artística…y que además sepan transmitir su mensaje, ponerlo en palabras. Claramente es un valor adicional y me parece necesario destacarlo.

Para nada pienses que yo puedo hacer un mejor trabajo en un tema como el tuyo, nunca podría, sólo soy comunicadora social. Es por esa razón que en mi blog, los comentarios son los que finalmente “hacen” el artículo”, yo simplemente lo propongo. Y aquellos que conocen profundamente sobre historia, música, danza, cine, filosofía etc. son los que aportan la sustancia, la mejor parte.
Tengo una semana atormentada de trabajo, pero apenas alcance un respiro, preparo el material sobre esa bailarina famosa, que inmortalizó Tolouse Lautrec y te la envío para que le des una miradita. Finalmente es maravilloso ese feed back permanente entre blogs en el que todos aprendemos de todos! Y no se me ocurre mejor interlocutora aquí o en mi blog para charlar acerca de las “locas” forma de danzar de esa mujer!

Miriam dijo...

Si Ceman, bien descripto, es mágico.

Driada, muchas veces si nos detenemos a pensar, seguro nos encontraremos en situaciones así.

Buenísimo Susy, estoy a tu disposición. Si querés mandame la información a miriamzulma@gmail.com

BEsos a todos.