domingo, 29 de junio de 2008

Homenaje


“El compraba siempre en el mismo súper …
Pero esta mañana, cuando le entregaron el pan con aceitunas que le había llamado tanto la atención, un ligero roce con la mano anónima que lo atendía, le hizo levantar su mirada de la bolsa…
Se quedó parado mirándola un poco más, recordando el tibio dedo que tímidamente había rozado el suyo, sin saber muy bien qué hacer. Entonces, él decidió comprar un poco más…
No escuchó al cajero cuando le preguntó si iba a recibir visitas. Es que él seguía detenido en la panadería, en ese dedo tibio que lo rozó, llegando su tacto adonde ni la vista, ni el oído ni el olfato consiguieron llegar antes.”

Estos son párrafos de un texto escrito en un blog muy querido, el de Marcelo. (Si lo desean léanlo entero, se los recomiendo…)
Mientras lo leía me acordé de “ellos”, esos viejos amigos que me acompañan desde que nací y que me ayudan a vivir plenamente.
¿Somos concientes que están con nosotros y que sin ellos (o con la falta de alguno de ellos) la vida no sería igual?
Mi trabajo con el cuerpo no tendría validez si no recurrieran permanentemente en mi ayuda, hacen que la emoción de la evocación produzca maravillas en el movimiento creativo.
Esta pequeña historia los trajo a mi conciente, me recordó que importantes son para cada uno de nosotros y lo que significan en el proceso creativo, cualquiera sea.
Ellos nos conectan íntimamente al pasado, con una eficacia que no lograrían nuestras ideas más elaboradas.
Por ellos sómos.




El olfato es un hechicero poderoso que nos transporta miles de kilómetros y hacia los años que hayamos vivido. Los olores de las frutas a mis juegos infantiles en el huerto de durazneros…
Otros más fugaces e instantáneos hacen que mi corazón se dilate de alegría o se contraiga con el recuerdo de un dolor…
Hellen Keller.







Son manos demasiado calientes, que quieren siempre refrescarse y que se posan involuntariamente sobre objetos fríos, con los dedos separados.
En estas manos podría precipitarse la sangre como cuando a uno se le sube a la cabeza y cerradas en un puño eran realmente como cabezas de locos, delirantes de extravagancias.
Rainer María Rilke, Los cuadernos de Malte Laurids Brigge










Aquellos(…) a quienes la naturaleza ha negado el sentido del gusto tienen rostros largos y ojos y narices largos; se a cual fuere su estatura hay algo elongado en sus proporciones. Su cabello es oscuro y opaco y nunca engordan…
Anthelme Brillat-Savarin, La fisiología del gusto







Yo era todo oído, y creí que podría crear un alma dentro de la Muerte.
John Milton, Comus










Lo más grande que hace un alma humana en este mundo es ver algo (…) Ver con claridad es poesía, profecía y religión, todo en uno.
John Ruskin, Pintores modernos.

La maravilla del mundo nos las revelan nuestros sentidos, nos ayudan a sentir nuestro presente y a recordar nuestro pasado, para ellos este homenaje.

8 comentarios:

Marcelo dijo...

En primer lugar, gracias por tus palabras. No sólo que me gustó más el texto en el tamaño en que lo publicaste, sino que también me gustó más tu foto. Todas las fotos que publicaste son hermosas, y las citas, definen perfectamente el valor de cada uno de los sentidos que nos dio la naturaleza, o Dios, que es lo mismo. Que apliques los sentidos en tu disciplina es maravilloso, y útil, deberíamos hacer todos lo mismo, trabajemos en lo que trabajemos, y en el resto de nuestra vida diaria también. Todo esto me hizo acordar a esa fantástica novela (y película mediocre, según oí por ahí) llamada "El perfume"
Un beso y felicitaciones de nuevo por combinar tan bien todas las posibilidades que te da el blog, no es casual que lo hagas así.

Miriam dijo...

Marcelo, de nada te lo merecés.
Gracias también por tus palabras y por prestarme tu texto.
Besos mil

Cecilia Alameda dijo...

Todos los sentidos has puesto en danza. ¡Qué maravilla! Si ellos son nuestros aliados, encontraremos muchos elementos en la vida de los que disfrutar.

Laura dijo...

Muy cierto, tu homenaje a los sentidos. Parece que, como están ahí desde que nacemos, no le damos importancia a su presencia y a todo lo que nos hacen percibir. A mí, el sentido que más me evoca es el olfato. Tremendo su poder de hacerme recordar personas, de transportarme a lugares, de sentir emociones que estaban ocultas...

hawwah dijo...

Un precioso homenaje a los sentidos...qué seríamos sin ellos! se lo merecen!

y el texto de Marcelo, un maravilla!

besos

Miriam dijo...

Cecilia, Laura y Hawwah, que bueno que les gustó!
Y que bueno que sigan visitandome!
Besos

hawwah dijo...

Hola otra vez, Miriam!

Perdona, no había visto tu respuesta anterior... Y Muchísimas Gracias por vuestra hospitalidad, qué amables:)

Tomo nota, aunque estaré allí unos 10 días viendo a una amiga y viajando por el país asi que no creo que tenga demasiado tiempo, pero si fuese así os avisaría...

Otra vez, GRACIAS, de verdad, qué detalle!

un beso

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Maravillosa tu armonía en la danza.. con lindos movimientos! Un abrazooo grandee!