miércoles, 21 de octubre de 2009

Habitar el cuerpo



"Habitar el cuerpo” es sentir el cuerpo desde adentro, sentir la vida dentro del cuerpo y por lo tanto llegar a saber que usted existe más allá de la forma.

Sólo si usted es capaz de ser consciente sin pensamiento, puede usar su mente creativamente, y la forma más fácil de entrar en este estado es a través de su cuerpo. Siempre que se necesite una respuesta, una solución o una idea creativa, deje de pensar por un momento enfocando su atención en su campo interior de energía. Tome consciencia de la quietud. Podríamos decir: no piense sólo con su cabeza, piense con todo su cuerpo.
Si en cualquier momento encuentra difícil entrar en contacto con el cuerpo interior, suele ser más fácil enfocarse en su respiración primero. La respiración consciente, que es una meditación poderosa en su propio sentido lo pondrá gradualmente en contacto con el cuerpo. Siga la respiración con su atención según entra y sale del cuerpo. Respire y sienta su abdomen expandiéndose y contrayéndose ligeramente con cada inhalación y exhalación. Si le resulta fácil visualice, cierre los ojos y véase a sí mismo rodeado de luz o sumergido en una sustancia luminosa, un mar de consciencia. Entonces respire en esa luz. Sienta esa sustancia luminosa llenando su cuerpo y volviéndolo luminoso también.

Al cuerpo le encanta la atención que usted le presta. Es también una potente forma de autocuración. La mayoría de las enfermedades entran cuando usted no está presente en su cuerpo. Si el amo no está presente en la casa, todo tipo de personajes sombríos se alojarán en ella. Cuando usted habita su cuerpo será difícil que los huéspedes indeseados entren.
No sólo su sistema inmunológico se fortalece; su sistema inmunológico psíquico también se refuerza enormemente. Este último lo protege a usted de los campos negativos mentales y emocionales de los demás, que son muy contagiosos. Habitar el cuerpo lo protege a usted, no por medio de un escudo, sino elevando la frecuencia vibratoria de todo su campo de energía, de modo que todo lo que vibra a una frecuencia más baja como el miedo, la ira, la depresión, etc, existe ahora en un nivel de realidad virtualmente diferente.

Del libro: El poder del ahora. Eckhart Tolle


Habitar el cuerpo es, para mi, imprescindible para la vida. Para nuestra calidad de vida.
Algunos acontecimientos de la vida diaria, me hacen repensar, releer, recordar, algunas cosas que con el correr de las actividades rutinarias, dejo de lado y de prestarle la atención que realmente creo es vital.
Sé que algunas personas piensan que cosas tan naturales como respirar, no son cosas en las que uno tiene que pensar, solo se respira. Es verdad el cuerpo lo hace solo, no pide permiso.
Pero cuando uno deja de registrar su cuerpo, sus sensaciones, sus necesidades, esas cosas que el cuerpo pide a veces a gritos disfrazados de dolores, tensiones, taquicardias etc; y se pierde sólo en el pensamiento, pasan cosas... y a veces cosas muy feas, inclusive definitivas.
Los visitantes sombríos tienen mil formas y caras... Y nuestro cuerpo es uno solo toda la vida... No podemos decir: "ok me cansé de este cuerpo como tengo mucho dinero voy a elegirme uno bien bonito, que me guste y lo cambio". El nos lleva desde el primer momento de nuestra vida hasta el último, con las transformaciones correspondientes, pero es el mismo.
Habitar ese cuerpo, sentirlo propio, escucharlo les puedo asegurar obra milagros en la calidad de vida de una persona.
Cada persona podrá elegir su propia manera de "habitar su cuerpo". Hay quienes solo atendiendo simplemente a su respiración puedan "estar presentes" en su cuerpo. Otros elegirán bailar, hacer deportes, literalmente "parar" y pensar en el, prestarle atención dejando que los pensamientos se detengan solo en él, miles de formas hay de poder realizarlo.

Habitar el cuerpo es posible desde el deseo de sentirse bien , de ser feliz, de vivir lo mejor posible, de ser conscientes que no sólo pensando y repensando cada cosa nuestra vida va a ser mejor o más exitosa... No digo que sea fácil, pero podemos intentarlo...

19 comentarios:

América dijo...

Querida amiga,guapa guapa y reguapa!
Tu nueva cabecera ME ENCANTA ,fabulosa presentación de tu blog,entrañable el significado de esa fotografía.

En cuanto al texto que nos traes muy bueno,para leerlo y repasarlo de cuantas cosas no tenemos conciencia,a la mano las posibilidades de sentirnos mejor en todos los sentidos.

Un abrazo bella...

Laura dijo...

Hola Miriam!
Veo que has vuelto a encontrarte contigo misma tras este periodo de dediciación al musical y noto cierto aire reflexivo en tus palabras. Como un renacimiento. ¿Me equivoco?

Un saludo afectuoso.

Selma dijo...

De buen seguro que muchas cosas hubieran podido evitarse si hubiera leído tu post, Miriam, preciosa...Tantos enemigos: depres, enfermedades, etc. se aprovechan que tienes la guardia bajada para hacer destrozos... Voy a guardar este texto, tus palabras e intentar ponerlos en práctica.. Aprendo mucho, contigo mi Preciosa y rubia Miriam.. mucho..

Has hecho un cambio espectacular en la Cabecera, Linda Lady Spa, Linda Amiga!
Besitos, dulces y cariñosos...

Miriam dijo...

Gracias amiga por tantos elogios!! Habrá cambios en la presentación del blog... varias veces... es que tanto me dejó este NINE tan querido, que me da ganas de seguir con él...
Este texto yo lo leo muchas veces, me ayuda a conectarme con mi "ser" profundo, cuando estoy confundida, distrída, alejada de mi misma.
Espero les sirva a ustedes también.

Miriam dijo...

No Laura, no te equivocás, para nada.
Y me alegro que lo notes.
Es un renacimiento con todo lo que eso significa, volver a aprender las cosas desde cero, volver a caminar pasito a pasito... redescubriendo...
No importa la edad cronológica...

Miriam dijo...

Mis textos son para usarlos... no importa cuando lleguen, nunca es tarde te lo aseguro...
Y cuando me necesites tienes otro espacio donde encotrarme... lo sabes, linda amiga!

Isabel dijo...

Sí , muy sabias tus palabras , palabras que salen de la persona que ama a la vida y ama su alrededor y cuando ya has dado tanto Puedes y quieres volver la mirada sobre ti misma y ese respirar es más que entrar aire en los pulmones. Es quererse.
Estoy en ello. Besos

Gatadeangora dijo...

Este texto es para leer y releer detenidamente. Es verdad que a menudo abandonamos el cuerpo a su suerte, y eso nos cobra factura.

Besitos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ay MIriam. ¡Ojalá desde niños nos enseñanran estas cosas como lo más natural y necesario para el transcurso de nuestras vidas. A veces se nos enseña y enseñamos que debemos: "Comer, dormir y trabajar" como los mulos y cuando nos damos cuentas, ya es un poco tarde. pero es bueno que tengamos amigos que de vez en cuando nos recuerden ciertas cosas o nos las enseñen, porque nunca es tarde del todo para aprender buenas costumbres.
Siempre me enseñas cosas preciosas que voy a intentar seguir y aprender.
Me gusta tu nuevo look.
Besicos muchos guapa, eres un encanto.

maracuyá dijo...

Qué sabias tus palabras y las de Tolle, Miriam. Qué poco nos educan en el valor del cuerpo, no estéticamente (que ya es una avalancha), sino visto así, como vos lo contás, nuestro envase bien cuidado para poder hacer crecer y disfrutar nuestro interior. A veces nos ocupamos mucho de esto último y no tenemos en cuenta que cuando el cuerpo empieza a fallar, perdemos la energía para todo lo demás.

Gracias por acercarnos esta reflexión. Y muchas, muchas gracias por tu comentario...me hizo bien!!!

Un abrazo fuerte y cariñoso.

Jan Puerta dijo...

En el conocernos y comprendernos está la base de nuestro aprendizaje. Excelente entrada.
Un abrazo

Miguel dijo...

Me parece muy sabia y atinada tu reflexión. A veces, muchas veces, diría yo, nos olvidamos que la persona es una unión indisoluble de cuerpo y mente, y que juntos forman el ser. Y entonces lo que hacemos es separarlos, y claro, el cuerpo se queja en forma de enfermedades. Por eso es tan importante esta conjunción entre el interior y el exterior. Muy bueno tu post.

Un abrazo.

Miriam dijo...

Isabel, no sabes cuanto me alegra lo que me dices!! Saberte en ese camino me llena el alma...

Miriam dijo...

Gatita, léelo cuantas veces lo necesites. Para ello está. Y si, es verdad, en algun momento nos pasa factura...

Miriam dijo...

Gracias Nani, por tus palabras tan cariñosas. Sábes? yo trato con mi niña de ensenárselo desde ahora. Creo que si lo aprende de niña, puede que su vida sea mas plena.
Y si, aquí tienes una amiga, que no cocina mas que lo común, pero lo compensa con enseñarte otras cosas!!

Miriam dijo...

Querida Maracuyá, ya habrá muchas entradas mas como estas, si es que te gustó. Esta es la escencia de este espacio, para esto nació. Vos entraste en una época especial en al que Nine nació y creció, y no había espacio para otra cosa.
Yo leo y releo mucho estos textos, porque con el correr de la rutina olvidamos poner en práctica mucha de estas cosas, verdad?
Me alegro que te hicieran bien mis palabras en tu blog, salieron del corazón, como las tuyas!

Miriam dijo...

Gracias Jan!! y sos siempre bienvenido!

Miriam dijo...

Gracias Miguel a tí también! El ser como bien dices son esa pareja indisoluble y tan necesaria para nuestra armonía en la vida.

Lola Padilla dijo...

Miriam, Miriam, Miriam, tus entradas están activamente llenas de vitalidad. Te quiero pedir permiso para proponer tu blog como herramienta en nuestros talleres.
Nuestros enfermos necesitan aprender que el cuerpo además de enfermedad y dolor tiene vitalidad. Será para mi un orgullo presentarte como amiga.

Pásate por mi blog, este mes estamos preparando un dia doloroso para tod@s, 25 de noviembre DIA INTERNACIONAL DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO, y mi entrada algo tiene de relación.

Un beso amiga.